Avda de la Independencia, 15, S.S de los Reyes, 28701, Madrid 628569997 | 916521335 parroquialavid@archimadrid.es  ParroquiaLaVid  @LaVidSanse parroquialavid

Con alegría entramos estos días en una nueva situación.

Quedan en la memoria los malos momentos de confinamiento vividos y también el dolor de tantos que ha invadido nuestro corazón y nos ha hecho comprobar nuestra fragilidad e impotencia.

La enfermedad de muchos, la ausencia de algunos y el dolor de esas despedidas a medias nos ha hecho a todos más sensibles y espero que hermanos.

Pero es el momento de mirar adelante y, con la cicatriz sufrida, restablecer el ánimo y por ello la ayuda entre todos. Más que nunca, de ahora en adelante, se tiene que sentir que somos comunidad parroquial. Es verdad que somos frágiles, que muchas veces se nos olvida nuestra pertenencia a esta comunidad familiar que es la parroquia pero ahora es el momento de revitalizar nuestra cercanía y pertenencia, te invito e me invito a ello.

Es el momento de rezar juntos, de hacer nuestra una oración de súplica y de acción de gracias a Dios que no deja de acompañarnos y manifestarnos en medio de la historia su presencia salvadora.

Es el momento de hacer operativa nuestra solidaridad. Hay que pensar en cómo poder ayudar, cada uno en conciencia ha de ponerse delante de la realidad y juzgarla desde los ojos de la fraternidad que me hace descubrir siempre en el otro mi hermano.

Es el momento de ayudar. La mejor ayuda al otro es consolidar su trabajo si está en mi mano, o dar trabajo en la medida en que pueda hacerlo, aunque sea con el riesgo que el emprender en estos tiempos supone.

Tenemos que tejer desde lo mejor de nosotros una estructura de ayuda y cariño que nos identifique en medio de lo social como comunidad cristiana. Nos empeñamos en ello. Como parroquia, como sacerdotes que queremos servirla nos volvemos a poner a vuestra disposición con el mejor de nuestros ánimos, conociendo también vuestra indulgencia a la hora de perdonarnos los momentos en los que no hemos sabido estar más cerca de vosotros o aquellos en los que no hemos encontrado la manera eficaz de serviros y ayudaros.

Olvidando lo pasado, damos un salto hacia adelante. Empezamos el verano el día 21, si la primavera este año se nos ha escapado, que sea un productivo, espléndido y generoso verano, donde aparezca con nitidez el don de nuestra comunidad parroquial.